miércoles, 15 de julio de 2009

Página 161, quinto párrafo

El Sr. Artus nos ha encomendado transcribir el 5º párrafo de la página 161 del primer libro que tengamos a mano. Accedemos porque es un caballero gentil, y un científico.


Pero nuestras lecturas son anárquicas, y para colmo de males nos encontramos rodeados de manuales técnicos carentes de todo encanto literario, de libros que en la página 161 alojan un cuadro, un listado o una foto, y de libros que directamente carecen de la página 161.

Ya en el borde del papelón, manoteamos un ejemplar gastado de tanto uso:

“El fascismo de Terragni es análogo al catolicismo de Miguel Angel y Borromini: un fascismo virtual, imaginario, honesto, capaz de vencer las lentitudes burocráticas, y por lo tanto capaz de elegir lo mejor en el tiempo más breve; un fascismo “limpio”, antitransformista, antipatriotero, antiprovincial, anticomercial, es decir, un fascismo mítico”.
Bruno Zevi, Giuseppe Terragni, Ed. Gustavo Gili, Barcelona, 1981

Y del anaquel se nos cae una novela, con un largo y simpático quinto párrafo:

“La pizza fría de la noche anterior en el desayuno; el turbio café con leche en taza de loza acompañado de tostadas con pan, manteca y azúcar; las facturas del recreo largo con el mate cocido, por lo menos cuatro (mediante un simple sistema de canje de útiles y figuritas, Menester se comía la medialuna de Coliqueo, el vigilante de Esclavuno y el pan de leche de Asturias, además de la suya propia –un sacramento en éste caso-); el almuerzo: la sopa y el churrasco, el vino con soda (los vasos rebalsaban, pura soda) y la fruta: dos mandarinas desgajadas mientras su madre le hacía preguntas acerca de su rendimiento escolar. Después, como premio por ir a cortarse el pelo a Harrods (la madre se había copiado del carapálida), dos panchos con Coca-Cola y un turrón. Finalmente, el Toddy frío con dos medialunas de grasa y una de manteca. ¿Era posible deshacerse de todo eso? Menester ignoraba por completo el mecanismo de la digestión, cosa que no le producía mayor queja por el momento. Sólo quería saber si el producto presente iba a ser el resultado íntegro de lo que había devorado en el pasado inmediato.”
Luis Chitarroni, El Carapálida, Tusquets, 1997.


El Equipo traslada la misma encomienda a todos los voluntarios del Proyecto que deseen participar, sin compromiso. Tenemos curiosidad por conocer qué libros y qué páginas 161 rondan por sus mesas de luz y sus mochilas, es verdad. Pero en última instancia pueden considerarlo como una excusa para postear más a menudo (sin hacer nombres).

Con cariño,

El Equipo de Proyecto Tiresias

Fotos
Walter Sanders,1947
Dmitri Kessel, 1949

14 comentarios:

Artus dijo...

¡Gracias Almafuerte, por haber participado!
Ambos párrafos dan ganas de adentrarse más en los citados libros.
Mis saludos, proyecto Tiresias :)

Yoni Bigud dijo...

Me gustó muchísimo la última frase, que contiene una idea interesantísima y con varias posibilidades de desarrollo: Un producto presente como resultado íntegro de lo devorado en el pasado inmediato.

Muy buena.

Un saludo.

Calavera dijo...

Es un buen pretexzto de entrada nueva, es cierto. Pero como yo ya vengo luchando (lenta, dolorosamente) con mi próxima entrada, me sumo al nuevo proyecto del Proyecto, resuemiendo con la primer frase del quinto párrafo de la página ciento sesenta y uno del libro que tengo en la mochila: El Buda Viviente de Daisaku Ikeda:

"En este sentido, me gustaría señalar que ninguna otra religión pone tanto énfasis como el budismo en la dignidad del individuo y en su naturaleza subjetiva."

Sepan que no había llegado a esa parte... ahora ya se el final.

¡Besos con huesos!

Almafuerte dijo...

Artus, faltaba más.

El primero es un libro de arquitectura de interés más bien profesional, con análisis de las obras y proyectos de Terragni. Pero lo más apasionante son los acontecimientos históricos y sociales que generaron esas obras, y sobre todo el compromiso personal del arquitecto, su apasionado idealismo y la caída final en el desengaño de lo que no fue... la historia termina demasiado pronto y mal, tristemente.

Le recomiendo que pegue una ojeada a El Carapálida, a mi me gustó.

Almafuerte dijo...

Yoni:
El párrafo anterior también es inspirador. El niño Menester está en un baño ajeno y se topa con un inodoro con tabla forrada de rosa. Intenta abrir las canillas para tapar algún eventual ruido indeseable, pero se encuentra con que están durísimas debido a la fuerza de la maniática ama de casa. Un encanto.

Almafuerte dijo...

Gracias por participar, Calavera.

Es muy hermoso lo que dice su frase acerca del budismo, si no fuera por mi alma argentina devoradora de achuras tal vez incursionaría por ahí...

Mensajero dijo...

"Discúlpeme, señor, tengo que hacerle un ruego: si mi padre enviase otros fondos antes del primero de septiembre, época en que mi cuerpo hará su aparición frente a la puerta de su banco, ¿tendría usted la bondad de hacérmelo saber? Por lo demás estoy en casa a cualquier hora del día; no tendrá más que escribirme una palabra, y es probable que la reciba casi tan pronto como la señorita que tira del cordón, o aún antes si estoy en el vestíbulo".

Fragmento de carta dirigida al banquero Darase por Isidore Ducase, Conde de Lautréamont.
De uno de mis oráculos, "Antología del humor negro de A. Bretón" (pag 161, quinto párrafo)

berenice dijo...

Almita
me llevé la consigna para el blog.
Espero no le moleste.
Besos

Almafuerte dijo...

Mensajero: ya me estoy buscando ése libro.

Ese es el tono exacto con que se debe solicitar dinero o un préstamo al banco cuando uno no tiene un peso. Suponiendo que el gerente que recibe la carta tenga una pizca de humor y empatía, por supuesto. Que no es el caso del gerente de mi banco.

Almafuerte dijo...

Berenice: faltaba más, esa era la idea en realidad. Dejé la propuesta abierta para que cada uno responda o no según tenga tiempo y ganas.
Me da mucha curiosidad su biblioteca...

Winter dijo...

Me encanta la idea, aquí vamos:
había alguien más?
Ortiz, reflexionó un momento.
Bueno, tenía que haber alguien al volante, eso seguro. Las ventanillas de la limusina eran oscuras, pero tal vez había alguien más.
Pag. 161 El Psicoanalista, Katzenbach

berenice dijo...

Almita
Noto con tristeza que me olvidé de dejarle dicho que tengo un premio para usted en el blog.
La consigna es fácil: es suyo.
Me haría un honor si lo retira.
Besos

Almafuerte dijo...

Gracias por compartir su lectura, Winter.

Berenice, gracias de nuevo! Ya lo agregué y le respondo el meme no bien tenga un rato para no andar escribiendo a las corridas... igualmente creo que con esto del glamour la voy a decepcionar, jeje.

Almafuerte dijo...

Ahí está.
Y los que quieran seguir compartiendo la página 161, por acá o en sus blogs, sigan nomás.